5% DE DESCUENTO EN TU PRIMER PEDIDO CON EL CODIGO VEGASAURIA5

EL CARRAGENATO


¿QUÉ ES EL CARRAGENATO?

Entre los ingredientes y aditivos más utilizados en la industria alimentaria se encuentra el carragenato. Podemos encontrarlo en las etiquetas de los productos con varios nombres distintos: carragenato, carragenina, carragenanos, alga irlandesa (irish moss), alga roja, alga cloridium, o E407 y E407aEl carragenato es básicamente el resultado de procesar químicamente el alga roja irlandesa denominada científicamente: Chondrus crispus.

 

¿PARA QUÉ SE UTILIZA EL CARRAGENATO?

Lo que hace tan valioso este aditivo para los productores de alimentos son sus cualidades gelificantes, espesantes y estabilizantes. Es utilizado en gran variedad de quesos, de procedencia animal y vegetal, por su excelente capacidad de fundido. En natas, helados y postres por su capacidad de enlazar químicamente grandes cantidades de líquido con pequeñas cantidades de alimentos concentrados en polvo. Y hasta en embutidos, también de procedencia animal y vegetal.

El carragenato es ampliamente utilizado en la industria cárnica y láctea con el fin de abaratar gastos en ingredientes aumentando la cantidad de agua y disminuyendo la cantidad de leche o carne. Es lo que hace cremoso al helado industrial de leche de vaca, o a la nata montada, o a la leche condensada o a la copa de chocolate, etc.

El carragenato es lo que hace gelatinosos los embutidos como las mortadelas y los jamones york, ya sean cárnicos o veganos. Y es que es todavía más común encontrarlo en el mundo vegano, donde no se pueden emplear otros gelificantes animales como el colágeno. El carragenato es también lo que hace cremosos los quesos de untar y es lo que hace que derritan los quesos de fundir.

Y es que el carragenato es fundamental a la hora de gelificar, fundir y hacer crema en la industria alimentaria de una manera muy económica, porque nos encanta derretir cosas bajas en grasa y comer cosas cremosas. Pero...

 

¿ES SALUDABLE EL CARRAGENATO?

Desde los años setenta el E407 ha sido el objetivo de decenas de estudios médicos y veterinarios con el fin de determinar sus efectos en el cuerpo y especialmente en el intestino. La capacidad inflamatoria del carragenato era tan evidente ya en la década de los 70 que se empezó a administrar como agente inflamatorio para testar y desarrollar medicinas antiinflamatorias en la industria farmacéutica. Es decir, se daba carragenato a los ratoncitos para inflamarles y probar si funcionaba el paracetamol o el ibuprofeno.

Multitud de estudios desde entonces han asociado el uso de carragenato con todo tipo de lesiones intestinales. Desarrollándose, especialmente en el intestino grueso, síntomas como inflamaciones severas, laceraciones, pólipos y crecimientos tumorales, todos ellos precursores del cáncer de colón.

Recientemente se han descubierto propiedades antivirales y se piensa que el alga roja irlandesa puede curar el envenenamiento por radiación, haciendo su consumo más común a causa de la creciente preocupación por la contaminación electromagnética de los teléfonos móviles. Aunque no hemos encontrado ningún estudio científico que avale esta creencia. 

En otro estudio acerca de los efectos sobre la salud del carragenato se sostiene que para que el carragenato sea dañino para el cuerpo tiene que degradarse del todo y el compuesto utilizado en alimentación nunca está degradado. Pero otros estudios han demostrado que las bacterias intestinales degradan el carragenato a la forma perjudicial durante los procesos digestivos.

¿POR QUÉ ESTÁ PROHIBIDO EL CARRAGENATO?

La preocupación de los investigadores médicos por la utilización de esta sustancia cancerígena en la industria alimentaria de manera abusiva fue escuchada en 1993 por la Comisión de la Salud de la Unión Europea que prohibió la utilización de este aditivo en las formulas de leche en polvo, purés, potitos y cualquier otro alimento para bebés, al descubrirse que podía causar laceraciones y hemorragias rectales en recién nacidos.

Desgraciadamente en lo referente a su utilización en el resto de la comida el comité sigue pendiente de aprobación desde 1993 con la previsión de revisiones periódicas cada 10 años en las que el comité continua manteniendo el estado del carragenato en “pendiente de revisión por falta de pruebas médicas”. Pero siguen renovando la prohibición de su uso en productos para recién nacidos.

 

CONCLUSIÓN

El cáncer de colón es el tercer tipo de cáncer más frecuente. Desde 2014 a 2018 la incidencia aumentó en adultos menores de 50 años un 1,5% al año. Unas 1.880.725 fueron diagnosticadas en 2020. 

Mientras tanto el mercado global de carragenato en 2020 ya estaba valorado en 761,2 millones de dólares, y se prevée que para 2028 alcance los 1195 millones de dólares a un 5,8% de crecimiento anual.

 

 

Muchas veces se piensa que como un ingrediente es natural eso significa que es saludable, pero claramente eso no es verdad. Todos los venenos que existen provienen de plantas o minerales naturales. El hecho de que sea natural y provenga de plantas no significa que sea beneficioso para la salud o que no sea venenoso a medio o largo plazo.

Os animamos a que leáis las etiquetas de los nuevos productos que compréis y a que releáis las etiquetas de los que habéis comprado toda la vida porque muchos han cambiado y ahora tienen carragenato.

Independientemente de las decisiones de la Comisión de la Salud de la Unión Europea, en Vegasauria no nos sentimos tranquilas utilizando ingredientes, que según los investigadores médicos y farmacéuticos, son considerados perjudiciales para la salud de los animales, de los niños y seguramente de los adultos. Y por eso nos tomamos el tiempo de investigar los ingredientes que utilizamos y la forma en la que son extraídos y procesados. Con el fin de elaborar productos que sepamos con total certeza que no son perjudiciales para la salud.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Toxic considerations related to ingestion of carrageenan, Joanne K. Tobacman. Reviews in Food and Nutrition Toxicity. Edited by Victor R. Preedy, Department of Nutrition and Dietetics, King’s College London, UK and Ronald R. Watson, Arizona Prevention Center, USA. 2003 Taylor & Francis. ISBN 0-415-28025-7

Carrageenan: a review, J. Necas, L. Bartosikova. Veterinarni Medicina, 58, 2013 (4): 187–205. Faculty of Medicine and Dentistry, Palacky University, Olomouc, Czech Republic

https://www.agriculturejournals.cz/web/vetmed.htm?volume=58&firstPage=187&type=publishedArticle

Review of harmful gastrointestinal effects of carrageenan in animal experiments, Joanne K. Tobacman. College of Medicine, University of Iowa, Iowa City, Iowa, USA. Environmental Health Perspectives, VOLUME 109, NUMBER 10, October 2001.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1242073/

Cancer Colorrectal: Estadísticas, American Society of Clinical Oncology

https://www.cancer.net/es/tipos-de-cáncer/cáncer-colorrectal/estad%C3%ADsticas

 

Carrageenan Market Share, Size, Trends, Industry Analysis Report, By Product (Kappa, Iota, Lambda); By Function (Thickener, Gelling Agent, Stabilizer, Others); By Application (Food & Beverage, Pharmaceutical, Personal Care & Cosmetics, Others); By Regions; Segment Forecast, 2021 - 2028

https://www.polarismarketresearch.com/industry-analysis/carrageenan-market